Descalificado

““Pero Moisés le dijo a Dios: —¿Y quién soy yo para presentarme ante el faraón y sacar de Egipto a los israelitas?” Éxodo 3:11 NVI

Admítelo, así como Moisés no se consideraba calificado para aceptar el llamado de Dios en su vida, la mayoría de veces, nosotros tampoco.

Si te pones a considerar cómo se encontraba Moisés en este momento, honestamente podrías acordar con el en decir que de hecho no estaba calificado.

¿Como un asesino con problemas del habla, que actualmente trabaja como pastor de ovejas, podría estar calificado para liberar al pueblo de Israel de la opresión de Egipto?

Aun con todas sus imperfecciones y descalificaciones Dios escogió a Moisés. Dios tiene una tendencia a escoger personas imperfectas para hacer cosas extraordinarias.

De hecho, si fuéramos perfectos, ¿necesitaríamos de Dios? ¿Acaso no es nuestra imposibilidad de alcanzar la perfección la razón por la que Jesús vino a morir por nosotros?

Jesús vino a morir por nosotros, precisamente porque nos era imposible alcanzar la perfección y ser aceptos delante de Dios.

De alguna manera, son nuestras imperfecciones las que nos califican para Dios. Son nuestras imperfecciones lo que permite que Dios nos escoja, llame y use.


Pastor Stevan Marroquín
Septiembre,2019